Palomitas

Todas las tardes, a la misma hora, el sol entra por la ventana. Siento el aleteo de las palomas y no sé si son ellas las que están fuera y yo dentro, o al revés. Cuando el sol se va, comprendo que soy yo quien está dentro, pero de poco sirve a las palomas estar fuera si la jaula está abierta.

Ficha técnica

  • Felipe G Rodero (2000)